Buenos Aires


Babolat Argentina
Con 6 meses como distribuidores, quedamos 19 entre los 140 representantes que tiene la marca a nivel mundial.











Copa Claro

Buenos Aires - Argentina
553000





Ferrer brilló en Buenos Aires.
El día estaba espléndido, el clima no podía estar mejor, y como si esto fuera poco, el marco de público no podía ser mejor para esta final de la Copa Claro edición 2012, pese a que ningún tenista argentino, logró acceder al último día de competencia, donde los españoles David Ferrer –nº 5 del mundo -, y Nicolás Almagro – nº 11 del escalafón mundial y campeón defensor -, serían los candidatos a quedarse con el título. A primera hora, sus compatriotas David Marrero y Fernando Verdasco, se alzaron con el triunfo en la final de dobles, tras vencer, por un doble 6/4, al eslovaco Michael Mertinak y al brasileño Andre Sa, por lo que el tenis español, para ese entonces, se había asegurado quedarse con los máximos galardones en ambas especialidades. Con el court central del Buenos Aires Lawn Tennis Club a pleno, y con un marco inmejorable en cuanto al clima y a todo lo que la Copa Claro le brinda a sus jugadores desde hace 12 años, a las 16 hs, como estaba previsto, ambos jugadores, hicieron su ingreso triunfal a la cancha, para ponerle punto final a la espera, y empezar a decidir quién se haría dueño del trofeo mayor. Y como era de esperar ambos jugadores salieron con todo: uno para intentar defender el título conseguido el año pasado en esa misma cancha (Nicolás Almagro), mientras que el otro, buscaba, finalmente, poder gritar campeón en el polvo de ladrillo argentino, algo que se le había negado en 2010, cuando perdió en la final ante Juan Carlos Ferrero. Si bien el inicio mostró a un Ferrer que parecía que se iba a llevar el mundo por delante, una pequeña distracción en el tercer juego del primer parcial, fue suficiente para que el murciano se quedara con el servicio del nº5 del mundo, y tras mantener el suyo en los sucesivos juegos, se quedó con el set por 6/4, en solo 38 minutos. En el segundo, la historia, fue bastante similar, aunque en esta ocasión, fue el finalista de la última Copa Master de Londres, quien, tras romper el servicio del murciano, y tras ganar todos sus games de saque, terminó, en 37 minutos, quedándose con el segundo parcial por 6/3, para llevar la definición del torneo, al tercer y decisivo set. En el set final, el desarrollo fue muy diferente al resto del encuentro, porque fue David Ferrer, el que desde el primer punto, basado en su enorme despliegue físico, y su incalculable regularidad desde el fondo de la cancha, tomó una muy rápida ventaja, que hicieron que Nicolás Almagro, que suele ser de los jugadores más seguros del circuito internacional, se descontrolara, a tal punto, que estando 5/1 en desventaja, destruyó una raqueta, algo muy poco frecuente en el tenista murciano, que si bien pudo mantener su servicio para achicar las distancias, nada pudo hacer, para quebrar el saque de Ferrer, que terminó ganando el partido por 4/6 6/3 6/2. A partir de ese momento, todo fue alegría para el nº5 del mundo, mientras que para Almagro, fue una enorme desilusión, ya que no pudo cumplir con su cometido de ser bicampeón en la Copa Claro, que desde 2001, se disputa en la ciudad de Buenos Aires. En las palabras de agradecimiento que el campeón le dirigió al público argentino, se encargó de asegurar que, en el 2013, estará nuevamente en esta ciudad para intentar defender el título que ganó en el día de hoy, según él, uno de los torneos que más ansiaba ganar como tenista profesional, ya que considera que es uno de los mejores ATP 250 del mundo.
Almagro buscará revalidar el título.
La semana más importante del tenis argentino está llegando a su fin, y como contrapartida, como es lógico, el clima, es cada vez más intenso, ya que los partidos, y las instancias en las que se encuentra el torneo, así lo ameritan, más aún, cuando uno puede ver los nombres de las figuras que están en condiciones de disputarse el título de campeón, en esta nueva edición de la Copa Claro 2012. Solo basta con mencionar que Nicolás Almagro, Stanislas Wawrinka, David Ferrer y David Nalbandián son los semifinalistas, como para terminar de confirmar lo que explicábamos en el párrafo anterior, ya que muy pocos torneos de esta envergadura (ATP 250), y menos aún, que se disputen en este tipo de superficies, pueden lograrlo. No en vano, pese a que desde el día jueves, se sabía que solo un argentino iba a formar parte de las semifinales, se agotaron las localidades del día viernes y sábado, quedando muy pocas para el día domingo, que seguramente, en el día de hoy, también van a agotarse, ya que el público argentino, está ávido de ver tenis del nivel que vamos a ver en la jornada de mañana, donde, la 12º edición del ATP de Buenos Aires, va a llegar a su fin. Con la final de dobles ya determinada entre Mertinak-Sa contra David Marrero y Fernando Verdasco, a las 17 hs, tal como estaba previsto en la programación oficial, el suizo Stanislas Wawrinka y Nicolás Almagro, hicieron su ingreso al estadio central del Buenos Aires Lawn Tennis Club, para empezar a dirimir, quien sería el primer finalista que iba a tener la Copa Claro, en su edición 2012. Desde el comienzo mismo del encuentro, fue el murciano quien pudo sacar la primera ventaja, sobre todo, basado en su gran potencia y solvencia desde el fondo de la cancha, la cual le fue suficiente, para terminar quedándose con el primer set por 6/4, lo que lo dejaba muy bien encaminado para lograr el objetivo tan ansiado de llegar al último día del torneo. A partir de ahí, si bien el desarrollo del encuentro fue tan parejo como en el set anterior, fue el suizo, quien tras lograr romper el saque del español en una oportunidad, finalmente, tras poder sostener todos sus games de servicio, pudo ganar el segundo parcial por 6/3, y, de esa forma, llevar la definición al tercer y definitivo set. Ahí el desarrollo, si hasta ese entonces había sido parejo, pasó a ser mucho más equilibrado, y no lograron sacarse ventaja hasta el undécimo game, donde el campeón defensor, sacó a relucir toda su experiencia en este tipo de superficies, y se quedó con el saque de su rival, para después, ya con su servicio, terminar de definir el pleito en su favor por 6/4 3/6 7/5, y, de esa manera, tener la chance, mañana, de poder revalidar el título conseguido un año atrás. Si bien al público argentino le importaba saber si Almagro podría llegar a la final para intentar defender el título de campeón defensor, tenía todas sus fichas puestas en el crédito local, el unquillense David Nalbandián, quien, después de dar dos clases magistrales de tenis ante sus compatriotas Juan Mónaco y Carlos Berlocq, tenía, ante David Ferrer, una prueba de fuego, como para terminar de coronar una semana espectacular. Pero el español, número 5 del ranking mundial, tenía una idea muy diferente, ya que esta vez, no pensaba dejar escapar la chance de quedarse con el título del ATP de Argentina, e iba a hacer valer todos los pergaminos conseguidos en estos últimos tiempos. Por eso, en solo 23 minutos, el tenista ibérico, se quedó con el primer set por 6/1, en una demostración literal de por qué está en el top five del tenis mundial. En el segundo capítulo, si bien las acciones fueron más parejas, en el octavo juego, el tenista europeo, logró quebrar el saque del argentino, que por más que consiguió defender su servicio en el game siguiente, no tuvo ninguna chance de poder quebrar el saque de su oponente – ganó el juego en 0 -, y terminó despidiéndose del torneo, tras caer por 6/1 6/4, ante 5000 espectadores que nunca, durante todo el partido, dejaron de alentarlo y de hacerle sentir que es ídolo en Buenos Aires.
Imparable.
Por segundo día consecutivo, el court central del Buenos Aires Lawn Tennis Club, se vistió de gala y se mostró colmado de gente, como no es normal verlo en jornadas como esta, sobre todo, con la calidad de jugadores que tenían la responsabilidad de ganarse un lugar en las semifinales de la edición 2012 de la Copa Claro. Muy temprano, desde las 14, el suizo Stanislas Wawrinka y Kei Nishikori, se encargaron de abrir la serie de partidos, y si bien, a esa altura el estadio principal no estaba desbordante de público, los que tuvieron la posibilidad de estar ahí, vieron como un muy enfocado Wawrinka, dio cuenta del debutante japonés por 6/4 6/2, negándole la posibilidad de llegar a las semifinales en su debut en el ATP de Buenos Aires. A continuación, a las 16, quien tenía la responsabilidad de seguir escalando en el cuadro del torneo, para seguir teniendo chances de cumplir el objetivo de defender lo logrado en la edición anterior, era Nicolás Almagro, que tras un primer set, que terminó ganando con cierta holgura (6/3), en el segundo, recién en el undécimo juego, pudo quebrar la resistencia del tenista ruso y se quedó con el parcial por 7/5, clasificándose para las semifinales, donde, su rival, será Stanislas Wawrinka. Con la primera semifinal ya constituida, a partir de las 19:30, se empezó a delinear como sería la otra semi, la del sector de arriba del draw, por lo que, David Ferrer y Fernando González, entraron a la cancha para ganarse ese lugar tan esperado, que los colocaría entre los 4 mejores del torneo. Si bien la mayoría del público, estaba esperando la victoria de “Feña”, para tenerlo una vez más, como tenista profesional en nuestro país, el tenista ibérico, tenía unos planes totalmente distintos, ya que desde el comienzo del mismo, se adueñó de las acciones y, muy rápidamente, se quedó con el primer set por 6/2. Si bien el segundo fue mucho más parejo, el desenlace del parcial fue el mismo, ya que, toda la potencia y la explosividad del tenis del “bombardero de la reina”, no pudieron vencer la resistencia del tenis del español, que dejó muy en claro, que es uno de los mejores tenistas del mundo en este tipo de superficies, y, terminó quedándose con el set por 6/4, para clasificarse para las semifinales, y decretar la despedida definitiva de Fernando González como tenista profesional en nuestro país. Finalizando la jornada, y ante un estadio Billoch Caride que explotaba de gente y mostraba un clima único, como solo en la República Argentina se puede ver, llegó el turno de la presentación de David Nalbandián, que después de dar una verdadera exhibición de tenis en la ronda anterior ante Pico Mónaco, quería repetir su actuación, en los cuartos, ante otro compatriota; Carlos Berlocq. Y si bien parecía imposible que David volviera a mostrar el mismo nivel (porque su actuación de ayer había sido sorprendente), Charly tuvo que soportar a un Nalbandián inspirado que, en un abrir y cerrar de ojos, mostrando todo su bagaje técnico y la jerarquía que solo él pudo mostrar, esa que hizo que por ejemplo se quedara con la Copa Master en 2005, se llevó el primer set por 6/0. En el segundo, la historia solo fue diferente en cuanto al marcador, ya que el unquillense siempre fue el dueño de las acciones, y haciendo gala de su enorme calidad técnica (mostró todo su repertorio de golpes), de su personalidad y de su enorme feeling con el público argentino, terminó adueñándose del set por 6/3, coronando otra fantástica actuación, de esas que dejan bien en claro que, si el físico se lo permite, tiene que terminar el año entre los mejores 10 ó 20 jugadores del planeta.
Rey en Buenos Aires.
Un Buenos Aires Lawn Tennis Club deslumbrante, con un court central que rebalsaba de gente (más de 5000 espectadores), ayer tuvo la dicha de ver, sin duda, el mejor partido del campeonato, uno de esos partidos que uno agradece, haber tenido la posibilidad de verlo y de ser uno de los miles de espectadores de lujo que tuvo. Con la clasificación de Berlocq en primer turno – le ganó con una increíble comodidad a Gilles Simon por 6/2 6/1, y del ruso Igor Andreev más tarde, que dejó en el camino a un Fernando Verdasco que estuvo lejos de mostrar su mejor nivel, ese en el que nos acostumbró a verlo, sobre todo después de las épica final de Copa Davis que disputó en Mar del Plata 2008, el programa del cuarto día de competencia, indicaba que David Nalbandián y Juan Mónaco, debían enfrentarse por un lugar en los cuartos de final. Ante un estadio Billoch Caride que explotaba de gente, y con un marco y un clima, como hacía mucho tiempo no se veía en la catedral del tenis argentino, a la hora estipulada para el partido, ambos jugadores, hicieron su ingreso al court principal, para empezar a dirimir quién sería el próximo cuartofinalista de la Copa Claro. Desde el arranque del mismo, el unquillense dejó bien en claro que su idea era, seguir avanzando en el torneo, ya que, en el primer juego del mismo, ya quebró el saque del tandilense para adelantarse en el marcador, y si bien, en su primer game de saque, tuvo que remontar alguna desventaja, pudo quedarse con el juego, y consolidar la diferencia conseguida, solo un par de minutos atrás. De ahí en más, el trámite del encuentro, tuvo un solo protagonista, ya que, un David Nalbandián en su máximo esplendor, que mostró toda la categoría de su juego, lleno de variantes y con una simpleza como solo él pudo mostrar, no le dio ninguna chance a Pico, que solo pudo ser un espectador de lujo del inconmensurable nivel del cordobés, que deslumbró hasta el hartazgo al público presente, que llegó a decir frases como “gracias por tanta magia, rey”. El resultado, que a esta altura es una mera estadística, dice que el partido terminó siendo ganador por “el rey David”, por 6/3 6/1. Para finalizar, aunque con mucha menos participación del público, que ya se había llenado la vista con el tenis del cordobés, el español Nicolás Almagro, reciente campeón del ATP de San Pablo y campeón defensor en el ATP de Buenos Aires, no tuvo mayores complicaciones para superar, por 6/3 6/2, a un Federico Delbonis, que, por más que jugó en un muy buen nivel, no tuvo nada que hacer ante el enorme despliego del nº11 del mundo. Mañana, por los cuartos de final, desde las 14 hs, jugarán Wawrinka-Nishikori; no antes de las 16, lo harán Almagro-Andreev; no antes de las 19:30 Ferrer-Fernando González y a continuación, en el encuentro que cerrará la jornada, en otro duelo de argentinos, que asegurará un integrante de la legión en las semifinales, chocarán David Nalbandián-Carlos Berlocq.
Nalbandián y Ferrer, sin problemas.
En el día de hoy, en las canchas del Buenos Aires Lawn Tennis Club, se disputó la segunda jornada del main draw de la Copa Claro, con la presencia, entre otros jugadores de Nicolás Almagro – el campeón defensor -, Juan Mónaco, David Nalbandián, y David Ferrer, uno de los mejores jugadores de polvo de ladrillo del momento. Desde las 12:30, en el primer turno del court central, hizo su presentación el hombre record del ATP de Buenos Aires: Juan Ignacio Chela. El flaco de Ciudad Evita, que es el único tenista que participó en todas las ediciones del torneo, desde que se creó en el 2001, no pudo superar a Albert Ramos en su presentación, y muy tempranamente, cayó derrotado por 4/6 6/3 6/4. Una vez terminado el partido de Chelita, la cancha principal del Buenos Aires, con cada vez una cantidad mayor de público, vio como, sin transpirar casi nada, el tandilense Juan Mónaco, se deshizo de Filippo Volandri (reciente finalista en el ATP de San Pablo) por 6/1 3/1 y abandono, clasificándose para los octavos de final, donde, en un clásico del tenis argentino, el jueves, deberá medirse con David Nalbandián. Con la jornada diurna ya finalizada, en el primer turno de la noche, hizo su presentación David Nalbandián, que con momentos de un gran tenis, sorteó sin sobresaltos al escollo que le puso el cuadro del torneo: el lucky looser, Wayne Odesnik, que ingresó al cuadro en lugar de Thomaz Belucci que se bajó a último momento. El resultado fue 6/2 6/3 a favor del unquillense, y, de esa manera, se metió entre los mejores 16 del certamen. Por último, quien tuvo la responsabilidad de cerrar la jornada tenística, fue nuestro super conocido David Ferrer, que, en Andrés Molteni, no encontró a un verdadero escollo, ya que, desde el comienzo del encuentro, dejó más que claras, las diferencias tenísticas que hay entre el 5 y el 237 del ranking mundial, ya que, en poco más de una hora, se desembarazó del argentino por un contundente 6/1 6/0. Además de los precedentes, quienes también lograron clasificarse para la siguiente ronda, y cerrar el lote de los 16 mejores del torneo, son el español Fernando Verdasco, que superó a Eric Prodom y el argentino Federico Delbonis, que por 6/2 6/2, dejó fuera de competencia al portugués Frederico Gil.
A todo vapor.
En las canchas del Buenos Aires Lawn Tennis Club, en el día de hoy, dio comienzo una nueva edición del ATP de Buenos Aires, la ya tradicional Copa Claro, la 12º de la historia, con la presencia muchas de las grandes figuras del tenis mundial, que, cada vez con más frecuencia, elijen venir a jugar a Buenos Aires, ya que, como ellos mismos dicen, “es uno de los mejores ATP 250 del mundo”. En un día que amaneció con el cielo cubierto, y con lluvias aisladas, tal que como sucede muy a menudo en el ATP argentino, los partidos de la ronda final de la qually, desde donde Andrés Molteni y Federico Delbonis se sumaron a los tenistas argentinos que forman parte del cuadro principal del torneo, tuvieron que comenzar con alguna demora. Con la totalidad de los integrantes del draw, Carlos Berlocq, uno de los jugadores argentinos que más mejoró su ranking en lo que va del 2012, tuvo la responsabilidad de abrir el torneo en el court central, ante el español Pere Riba, que, después de quedarse con el primer set en la definición del tie-break, en el segundo y tercer parcial, se vio totalmente desbordado por el juego de su rival, quien, con total autoridad, terminó dando vuelta la historia, y ganó por 6/7 6/0 6/0. En la próxima ronda, su rival será el vencedor del partido entre Rui Machado y Gilles Simon. En el segundo turno de la cancha principal, estaban puestas gran parte de las ilusiones de la jornada, ya que era el turno de la presentación de Fernando González, quien, por última vez en condición de tenista profesional, se presentaba ante otro español; Alberto Montañés. Si bien, el “bombardero de la reina” era el elegido por el público, la juventud y el momento tenístico del tenista ibérico, hacían que fuera el gran candidato a quedarse con el triunfo, pero después de un comienzo adverso, y aprovechando un tirón que sufrió el europeo en el final del set inicial, el tenista trasandino, se alzó con la victoria por 7/5 1/0 ab., y ahora espera por el ganador del encuentro entre Albert Ramos y Jusn Ignacio Chela. La sorpresa de la jornada, la dio el debutante Kei Nishikori, que si bien está pasando por el mejor momento tenístico de su carrera, se dio el gusto de vencer, al ex número 1 del mundo, y campeón en Buenos Aires en l 2010, Juan Carlos Ferrero por 7/5 3/6 6/2, un verdadero especialista en este tipo de superficies. Para el final de la jornada del court central, la dirección del torneo, decidió que el suizo Stanislav Wawrinka, fuera el encargado de jugar el último del día, enfrentando al marplatense Horacio Zeballos, ex jugador de Copa Davis. El resultado del partido, que fue totalmente favorable al compañero de Roger Federer en la Copa Davis, fue 6/3 6/4. En la siguiente instancia, el suizo se medirá con el ganador del match entre Benoit Paire y Javier Martí. Además de estos partidos, quienes también se clasificaron para la siguiente ronda, son Facundo Bagnis, que superó al correntino Leonardo Mayer 5/7 6/4 6/2 y el rumano Víctor Hanescu, que hizo lo propio con el español Pablo Andújar por 6/3 4/6 7/6. Para la jornada de mañana, están dispuestos los debuts de Juan Mónaco, Nicolás Almagro (el campeón defensor), David Nalbandián, Fernando Verdasco y de David Ferrer, que son, por ranking, historia y actualidad, las principales figuras que tiene esta edición de la Copa Claro.
Almagro, Rey en Buenos Aires
El ATP de Buenos Aires, en las últimas ediciones, le está siendo bastante esquivo a los jugadores argentinos, ya que, una vez más, un tenista español, se quedó con el premio mayor en la Copa Claro, el torneo más importante de la República Argentina. En esta ocasión, el ganador, fue nuestro gran conocido, Nicolás Almagro, uno de los jugadores que siempre dice presente en el polvo de ladrillo capitalino y que está pasando, sin ningún tipo de dudas, por el mejor momento tenístico de su carrera. La final, que se jugó ante unos 3500 espectadores, fue un típico partido final, donde, se repartieron el dominio del primer y segundo set – el primero fue para el español 6/3, mientras que el segundo fue propiedad del argentino que lo ganó por el mismo marcador. En el tercero, primero fue el ibérico quien se adelantó en el marcador por 2 a 0, aunque muy rápidamente, el argentino, volvió a nivelar las acciones al empatar el set en 3, paridad que no duró demasiado, ya que en el famoso séptimo game, el español volvió a quebrar el saque del “flaco”, y, a partir de ahí, se hizo dueño y señor del partido, y ganó el set por 6/4, quedándose de esa manera con un nuevo título de ATP, y el primero en nuestro país.
Una jornada pasada por agua
La jornada del hoy, fue una verdadera pesadilla para todo el mundo, pero mucho más, para la organización del evento, que recién cerca de las 20:30, pudo tomar la decisión de suspender la jornada definitivamente y postergar el final del partido del “flaco” Chela, más los otros 3 partidos de cuartos de final, para mañana al mediodía. De esta manera, la jornada de mañana, se dividirá en dos turnos, ya que, a partir de las 12, en 3 canchas simultáneas, se disputarán los partidos que no llegaron a iniciarse (Nalbandián-Robredo; Almagro-Acasuso y Wawrinka-Mónaco), y a continuación del partido de Nalbandián-Robredo, Cuevas y Chela, terminarán su partido. Más tarde, y ya en el horario que estaba pactado desde un principio, desde las 19, jugarán, por la primera semifinal, los ganadores de los partidos de Almagro-Acasuso y Nalbandián-Robredo, mientras que, en el segundo turno, jugarán los ganadores de Chela-Montañés y Wawrinka-Mónaco.
El debut esperado
El día tan esperado por la gran mayoría del público argentino, finalmente llegó. David Nalbandián, quien para muchos es el máximo a quedarse con el título, y que busca volver a meterse en el selecto grupo del top ten, ese que nunca debió abandonar, dijo presente en el torneo más importante de nuestro país, y, en sets corridos, y por un doble 6/4, venció a su ya clásico rival, el italiano Potito Starace, a quien enfrentó en tres de las últimas cuatro ediciones. El desarrollo del encuentro, fue sumamente parejo, a tal punto, que solo un break por set, fueron los que lograron desnivelar la balanza para el lado del argentino, quien en poco más de una hora y media, logró quedarse con el partido por 6/4 6/4. En la segunda ronda, su rival, será otro argentino: Juan Pablo Brzezicki, quien se ganó ese derecho, después de vencer al italiano Filippo Volandri, quien en alguna oportunidad, supo ser finalista del torneo. Con el triunfo de Nalbandián ya consumado, el encargado de cerrar la jornada, fue “Chucho” Acasuso, finalista de la primera edición (que fue ganada por nuestro archiconocido Gustavo Kuerten), quien tenía, en Alex Dolgopolov, sobre todo por los últimos resultados del tenista ucraniano, a un rival más que complicado. Igualmente eso nunca parece importarle al misionero cuando pisa el court central del Buenos Aires, ya que, mostrando un juego que lo puede mantener en la elite del tenis por varios años más, le ganó sin atenuantes a quien llegó a los cuartos de final de la última edición del Australian Open, por 6/2 6/4, clasificándose, de esa manera, para los octavos de final, donde tendrá que enfrentarse con el uruguayo Pablo Cuevas.
La Copa Claro está en marcha
El ATP de Buenos Aires, comenzó a todo vapor con su edición n 11º, con la presencia de una gran cantidad de tenistas argentinos, que año tras año nos deleitan con su nivel en el polvo de ladrillo del Buenos Aires Lawn Tennis Club. Después de la derrota de “Machi” González ante el siempre peligrósisimo, Juan Ignacio Chela, era el encargado de cerrar la primera jornada del torneo, en su enfrentamiento ante el portugués Rui Machado, quien logró sorprender en el arranque al tenista de Ciudad Evita, y se llevó el primer set por 6/4, aunque, a partir de ahí, gracias a su gran nivel tenístico y al apoyo que le brindó la gente, pudo dar vuelta la historia y llevarse definitivamente el partido por 4/6 6/2 6/2. Con respecto a la jornada de hoy, los únicos que no pudieron sortear exitosamente su compromiso de primera ronda, fueron Pablo Galdón, quien fue superado muy fácilmente por el primer preclasificado, el español Nicolás Almagro, por 6/1 6/2, y Carlos Berlocq, que acaba de perder ante otro de los favoritos, el suizo Stanislav Wawrinka por 6/4 3/6 6/3. De los cuatro triunfos argentinos, el más resonante, fue el conseguido por Juan Pablo Brzezicki, quien venció a un ex finalista del torneo, el italiano Filippo Volandri, por 6/1 6/3. Además de “Juampi”, quienes también se clasificaron para los octavos de final, son Eduardo Schwank – que le ganó a Igor Andreev por 6/4 7/6 -, el marplatense Horacio Zeballos, que venció a Pablo Andújar 7/6 6/2, y Juan Mónaco, quien superó por 6/2 7/6 a Iván Navarro. Para concluir la jornada, David Nalbandián enfrentará a Potito Starace y Jóse “Chucho” Acasuso, finalista en el 2001, enfrentará al ucraniano Andrey Dolgopolov Jr.
0Soderling, Robin0
0Roddick, Andy2
0Fish, Mardy-187
0Ljubicic, Ivan-12
0Wawrinka, Stanislas0
0Davydenko, Nikolay-3
0Nalbandian, David0
0Ferrero, Juan Carlos-7
0Chela, Juan Ignacio-7
0Tipsarevic, Janko3