Melbourne


Babolat Argentina
Con 6 meses como distribuidores, quedamos 19 entre los 140 representantes que tiene la marca a nivel mundial.











Australian Open

Melbourne - Australia
11806550





SUPER WAWRINKA.
Fantástico, increíble, monumental, histórico. Esa es la única manera de definir el triunfo que consiguió Stanislas Wawrinka en la final del Abierto de Australia, ante el enorme Rafael Nadal, a quien, en menos de cuatro horas, venció por 6/3 6/2 3/6 6/3 e hizo vibrar de emoción a todos los espectadores que colmaron las butacas del Rod Laver Arena. Stas, como se lo conoce en el circuito grande del tenis, en el día de hoy, en su debut como finalista de un torneo de Grand Slam, dejó bien en claro, que el enorme nivel que viene mostrando en cada uno de los torneos que disputa, no era casualidad y que estaba para grandes cosas. Y vaya si lo demostró, ya que luego de vencer a Novak Djokovic, actual n°2 del mundo, y bicampeón defensor, en los cuartos de final, por 9/7 en el quinto set, en el partido decisivo, le dio una verdadera lección de tenis, a un Rafael Nadal, que solo pudo mostrar lo mejor de su tenis, en el ercer set, que terminó ganando por 6/3. Del partido, es poco lo que se puede decir, además de recalcar el enorme nivel que mostró un Wawrinka, que después de quedarse con el partido ante Nadal, seguramente el más importante de su vida, reconoció que merecía quedarse con el título por haber derrotado al n°1 y n°2 del mundo, desde mañana, será el nuevo n°3 del ranking mundial, posición que ocupará por primera vez en su carrera.
NADAL, NUEVAMENTE FINALISTA
Lo que podía llegar a ser una histórica final suiza, quedó solo en una ilusión, ya que Rafael Nadal, se encargó, en la madrugada de hoy, de eliminar a Roger Federer, y, de esa manera, clasificarse para disputar una nueva final de Grand Slam. El suizo, que de la mano de Stefan Edberg busca darle un nuevo salto de calidad a su tenis, nuevamente, nada pudo hacer, ante un jugador que, con su triunfo de hoy, estiró el historial a 23 triunfos suyos, contra los 10 conseguidos por el tenista nacido en la ciudad de Basilea. En el inicio del encuentro, el desarrollo fue muy equilibrado, al punto que recién, en el desempate, el tenista mallorquín, pudo quebrar la resistencia del tenista más ganador de todos los tiempos, y se quedó con el primer set, fundamental en el desarrollo del mismo. A partir de ahí, la historia fue muy diferente, ya que después de conseguir un quiebre sobre el saque del suizo, el nacido en Manacor, se terminó quedando con el segundo parcial por 6/3, lo que lo encaminaba, cada vez más, a quedarse con un lugar en una nueva final en uno de los cuatro torneos más importantes del mundo. En el tercero, el desarrollo fue muy similar al anterior, y tras quebrar muy rápidamente el saque del tenista suizo, y perder el suyo en el siguiente juego, pudo doblegar nuevamente el servicio de Federer, y se quedó con el capítulo por 6/3, y se clasificó para, el día domingo, disputar una nueva gran final, ante un Stanislas Wawrinka que está atravesando el mejor momento de su carrera.
PRIMERA FINAL
Como todo lo que sucede en la vida, a Stanislas Wawrinka, seguramente, esta primera final de Grand Slam, por algo, le llegó en este momento, en el cual, muy próximo a cumplir 29 años (nació el 28 de marzo de 1985), está, seguramente, en su madurez tenística, y jugando el mejor tenis de su vida. Para corroborarlo, el tenista suizo, que junto a Roger Federer pueden ser un rival temible en Copa Davis, no se conformó con el triunfo conseguido en los cuartos de final ante el bicampeón del torneo, Novak Djokovic, (2/6 6/4 6/2 3/6 9/7), sino que, hace apenas minutos, se despachó con otro gran triunfo ante el checo Tomas Berdych, que por primera vez, lo clasifica para disputar una final de Grand Slam. Con tres definiciones en tie-break, el nacido en Lausana, se deshizo del checo, tras vencerlo por 6/3 6/7 7/6 7/6, en un encuentro que duró casi 4 horas, y que mostró a un Wawrinka en todo su esplendor, desplegando todo su talento, en lo que, sin lugar a dudas, por la instancia y el torneo en cuestión, fue el partido más importante de su vida. Pero esto no es todo para el tenis suizo, ya que, por primera vez en su historia, tiene la chance de tener una final íntegramente suiza, ya que, en la segunda semifinal masculina, el multicampeón Roger Federer, se enfrentará esta madrugada argentina, ante Rafael Nadal, buscando una nueva final de Grand Slam.
LEO MAYER, UNICO TRIUNFO ARGENTINO.
Siempre se espera más del tenis latinoamericano en las jornadas inaugurales de los torneos de Grand Slam, pero en esta oportunidad, en el inicio del primer Grand Slam del año, versión 2014, de los seis tenistas latinos que tuvieron que jugarse se pase a la segunda ronda, solo dos lograron cumplir con el objetivo. El colombiano Alejandro Falla, y el correntino Leonardo Mayer, los tenistas en cuestión, sin problemas, lograron conseguir el pase a la siguiente instancia, tras vencer al kazajo Mikhail Kukushkin por 6/7 6/2 6/2 6/3, y al español Albert Montanés, por 6/1 6/3 6/1 en la mañana australiana. Quienes no corrieron con la misma suerte, son los colombianos Santiago Giraldo, que fue eliminado por el estadounidense Sam Querrey, y Alejandro González, que no pudo con el español David Ferrer, así como los argentinos Carlos Berlocq y Juan Mónaco, que nada pudieron hacer, y perdieron ante el francés Edouard Roger-Vasselin y ante el letón Ernests Gulbis. Pero no solo jugaron tenistas latinos en esta jornada inaugural del Abierto de Australia, ya que, en la rama masculina, uno de los que dio el primer paso en su búsqueda de defender el título conseguido en la última temporada, es el serbio Novak Djokovic, que venció a Lukas Lacko 6/3 7/6 6/1, como así también, el español Tommy Robredo, el galo Richard Gasquet, el ruso Nikolay Davydenko y el checo Tomas Berdych. Entre las damas, Serena Williams, la menor de las hermanas, y primera preclasificada para quedarse con el título de campeona en el Melbourne Park, ya se clasificó para la segunda ronda, al igual que, entre otras, la china Na Li y la italiana Flavia Pennetta, mientras que la primera gran sorpresa, la dio Luksika Kumkhum, eliminó a la checha Petra Kvitova, sexta preclasificada por 6/2 1/6 6/4.
REPLETA DE LATINOS.
Cada vez falta menos. En la noche argentina de hoy, comenzará una nueva edición del primer Grand Slam del año, cuando, la alemana Angelike Kerber, entre al imponente Rod Laver Arena, para enfrentarse con la local Jamila Gajdosova, en el partido inicial del Australian Open, primera gran cita del tenis mundial. La jornada inaugural, marcará el debut de cinco tenistas latinoamericanos, que, con enfrentamientos de diferentes riesgos, buscarán avanzar a la siguiente instancia, para seguir soñando con quedarse con el título de campeón en el Melbourne Park, donde, entre otros, han ganado jugadores de la talla de Andre Agassi, Pete Sampras, Stefan Edberg y Boris Becker, por nombrar algunas de las grandes figuras del tenis mundial que ya no están en actividad. De los 5 tenistas de la región que hoy harán su presentación en el torneo más importante que se juega en Oceanía, quien tiene el compromiso más riesgoso, es el colombiano Alejandro González, que en el segundo turno del Rod Laver Arena, se enfrentará con el incansable David Ferrer, tercer preclasificado para esta primera gran cita del tenis mundial. Sin embargo, González no es el único representante que tendrá la delegación cafetera en la jornada inaugural del abierto australiano, ya que Santiago Giraldo, también dirá PRESENTE en el cemento del Melbourne Park, cuando, en el primer turno de la cancha 8, se mida con el estadounidense San Querrey. En representación de Argentina, son tres los jugadores que hoy inician su andar en el primer gran torneo del año, ya que Juan Mónaco, Carlos Berlocq y Leonardo Mayer, hoy tendrán que superar el primer obstáculo que les propuso el sorteo del torneo, cuando Juan Mónaco se enfrente con el letón Ernest Gulbis; Carlos Berlocq haga lo propio con el francés Edouard Roger-Vassellin y el correntino Leonardo Mayer, ingrese, en el primer turno, a las instalaciones de la cancha n°10, para medirse con el siempre complicado Albert Montañés.
Super Nole.
Soberbio, sublime, increíble, incalificable. Cualquier adjetivo que se le quiera añadir a la final masculina del Australian Open 2012, con toda seguridad, se va a quedar corto, a la hora de describir como fue el desarrollo del encuentro, que disputaron los dos mejores tenistas del momento. Mientras uno, el serbio, buscaba refrendar el título obtenido el año, el otro, buscaba quedarse por segunda vez con el título de campeón en el Melbourne Park, complejo donde se disputa, todos los años, el primer Grand Slam de cada temporada. Como no podía ser de otra manera, desde el inicio mismo, el encuentro fue sumamente parejo, y recién, la balanza, pudo inclinarse a favor del español, en el final del mismo, cuando, después de quebrar el saque del serbio, pudo quedarse con el parcial por 7/5, y, de esa manera, tomar una ventaja, que según las estadísticas, era tranquilizadora. Con un set en contra, el mejor jugador del momento, salió a llevarse por delante a su rival, a tal punto, que muy rápidamente, logró adelantarse en el marcador y quedar 3/0 adelante, y si bien, pudo cerrar el set cuando dispuso de su servicio, con el marcador 5/2 en su favor, recién pudo adueñarse del parcial en el décimo juego, y se lo llevó por 6/4. En el tercero, las cosas fueron bastante parecidas, con la diferencia, que esta vez, Nole, no dejó escapar las posibilidades que tuvo y logró llevarse el set por un categórico 6/2, que le daba mucha más tranquilidad, de cara al desenlace del partido. Pero Nadal, siempre es Nadal, y nunca se lo puede subestimar, ni darlo por derrotado. En el cuarto, con el resultado que lo mostraba en desventaja por dos sets a uno, sacó, de adentro, toda la garra que tiene dentro, y, después de pelearlo palmo a palmo, se terminó quedando con el capítulo en el desempate final. El quinto y definitorio set, fue digno, de una final de esta magnitud, y entre los dos mejores jugadores del momento. Equilibrado por donde se lo mire, recién pudieron, al igual que en el primer set, sacarse una pequeña diferencia en el 11º game, cuando el serbio, se tomó revancha de lo sucedido en el primer capítulo, y quebró el saque del mallorquín, para adelantarse en el marcador, y después, con su servicio, terminar de definir la historia, tras 5 horas y 53 minutos de juego por 5/7 6/4 6/2 6/7 7/5. A partir de ahí, todo fue jolgorio, algarabía y emoción para el gran Nole, quien, de esta manera, pudo cumplir, con su primer objetivo: empezar a demostrar que está en condiciones de repetir todos los éxitos que logró en la temporada pasada.
Nole va por la defensa del título.
El Abierto de Australia, edición 2012, en la rama masculina, ya tiene su final conformada: Novak Djokovic-Rafael Nadal, ya que, el serbio, y mejor jugador del mundo en la actualidad, se ganó ese lugar para intentar defender el título que obtuvo en la edición anterior, tras vencer, en la semi, al escocés Andy Murray, por un apretadísimo 6/3 3/6 6/7 6/1 7/5. En el arranque del partido, Nole, dejó más que claro, cuáles eran sus intenciones, ya que, mostrando un gran nivel, pudo sacar el break de ventaja necesario, y se quedó con el primer set por 6/3, lo que hacía prever, que no tenía la más mínima intención de perderse el partido final, donde lo esperaba Rafa Nadal. Pero no todo sucede siempre como uno lo desea, y nunca está mejor aplicado el ejemplo que en esta ocasión, ya que a partir de ahí, se vio al mejor Murray del torneo, y, con gran autoridad, terminó quedándose con los dos sets siguientes por 6/3 y 7/6, lo que le daba un condimento extra, a esta gran semifinal, entre dos de los mejores tenistas del momento. Con el partido en desventaja, y herido en sus sentimientos, Djokovic, salió a torcer el rumbo del encuentro, y sacó de adentro suyo, el mejor nivel, ese que se le pudo ver durante gran parte del 2011, y le dio, al británico una verdadera lección de tenis, quedándose con el set por un inapelable 6/1. Con la historia nivelada en dos sets por lado, el quinto y decisivo parcial, fue sumamente emotivo, por el lado que uno quisiera verlo, ya que nunca llegaron a sacarse ninguna clase de ventaja, y recién en el duodécimo juego del mismo, el gran Novak, pudo quebrar la resistencia de su rival, y adueñarse del capítulo por 7/5, y, conseguir, de esa manera, la tan ansiada clasificación a la final del primer Grand Slam del año.
Nadal es finalista.
El tenis español, Rafael Nadal se clasificó, por segunda vez en su historia para la final del Abierto de Australia, tras derrotar, en la primera semifinal al suizo Roger Federer 6/7 6/2 7/6 6/4. Ahora, en el partido decisivo, espera por el ganador del partido que disputarán Novak Djokovic y Andy Murray. El encuentro disputado entre los 2 ex número 1 del mundo, que duró 3 horas 42 minutos, estuvo lleno de emociones, propias de un partido de esas características, y, más aún, disputado por 2 jugadores de tamaña categoría. Tal como se preveía, el desarrollo del mismo, que mostró lo mejor del tenis de ambos, fue sumamente parejo, a tal punto, que el primer set, que fue ganado por el suizo, recién vio su definición en el tie-break. En el segundo, la historia cambió de mando, y fue el español, quien, tras quebrar en 2 oportunidades el saque del gran Roger, terminó llevándose el set, por un 6/2, que no hizo otra cosa, más que nivelar las acciones en un set por lado. En el tercero, ya todo fue distinto, porque, al igual que en el inicio del partido, ya que estuvo plagado de emociones y el desarrollo fue tan equilibrado, que recién, en el desempate, el mallorquín, pudo quebrar la resistencia del suizo, y logró adelantarse por 2 sets a 1. Con el marcador en desventaja, Federer, salió en busca del set, que estirara el partido al quinto y decisivo capítulo, pero la realidad es que, el pupilo de Tony Nadal, que al igual que Federer, buscarán, en este 2012, desbarrancar de la cima al serbio Novak Djokovic, no tenía las mismas intenciones, y luego de romper el servicio de su rival en una oportunidad, terminó quedándose con el set por 6/4, y de esa manera, consiguió, el tan ansiado pase a la final del abierto australiano.
Nadal – Federer, la semi.
Roger Federer y Rafael Nadal, vuelven a enfrentarse, después de un largo tiempo, en una nueva semifinal de Grand Slam. En esta oportunidad, tras su triunfo ante el checo Tomas Berdych, el mallorquín, se ganó el derecho de enfrentar al suizo en una de las semifinales del Abierto de Australia. En uno de los encuentros más emotivos del torneo, el español, que busca recuperar el número 1 del mundo, que perdió en manos de Novak Djokovic, tuvo que batallar más de la cuenta para superar al checo por 6/7 7/6 6/4 6/3. El desarrollo del partido, fue muy parejo desde el inicio mismo, a tal punto que los dos primeros sets se definieron en tie-break, y fueron ganado uno por lado: el primero por el checo y el segundo por el ex número 1 del mundo. A partir de ahí, si bien todo siguió siendo muy parejo, Rafa logró quebrar el saque de su rival en una oportunidad por set, y logró terminar definiendo el encuentro por 6/7 7/6 6/4 6/3, lo que le dio el tan esperado pase a las semifinales del primer Grand Slam del año, donde deberá enfrentarse con el gran Roger.
Murray-Djokovic, la otra semi.
Una vez sabido que la primera semifinal del Abierto de Australia, será jugada por Rafael Nadal y Roger Federer, solo faltaba que hoy, se disputaran los dos partidos que clasificara a los últimos semifinalistas del primer gran torneo del año. A primera hora, el escocés Andy Murray, cuarto preclasificado, se enfrentó con el siempre sorprendente japonés, Kei Nishikori, que en los octavos de final, venció al sexto clasificado, el francés Jo-Wilfried Tsonga, en cinco sets. El partido, al contrario de los encuentros de cuartos de final que se habían disputado hasta el momento, no tuvo demasiadas emociones, ya que, desde el arranque del mismo, el tenista europeo, tomó el control de las acciones, y, con mucha autoridad, logró quedarse con el partido por 6/3 6/3 6/1. Una vez terminado de Murray, al británico, solo le restaba saber una sola cosa: quien sería su oponente; si Novak Djokovic o David Ferrer, y la realidad, es que todo terminó sucediendo como indicaban los pronósticos, ya que el serbio, impuso toda su categoría, y después de ganar los dos primeros sets de manera muy pareja, 6/4 7/6, en el tercero terminó apabullando al español por 6/1, convirtiéndose en el cuarto semifinalista del torneo.
Delpo se topó con un gran Federer.
Las ilusiones del tandilense Juan Martín Del Potro, de llegar a las semifinales de la edición 2012 del Abierto de Australia, acaban de desvanecerse, ya que el joven tenista argentino, en su compromiso por los cuartos de final, se chocó con un gran Roger Federer, que parece dispuesto a quedarse con su quinto título en Melbourne (2004, 2006, 2007 y 2010). Con la ilusión de alcanzar por primera vez en su carrera las semifinales del abierto australiano, Juan Martín, tenía, en Roger, una parada sumamente difícil, ya que el suizo, está buscando, nuevamente, encontrar su mejor nivel y recuperar algo que fue suyo por tanto tiempo: el número 1 del mundo. Desde el inicio del partido, el máximo ganador de esta clase de torneos, se adueñó de las acciones, y un solo quiebre al saque de su oponente, le bastaron para quedarse con el parcial por 6/4, fundamental en el desarrollo del mismo. En el segundo, el desarrollo no fue tan diferente, ya que nuevamente, un solo break en el servicio del tandilense, fueron suficientes para que el gran Roger, se impusiera en el mismo por 6/3, y casi definiera el encuentro. Si bien la esperanza de la reacción de Delpo, siempre estuvo vigente, el mejor jugador de la historia, tenía otros planes para el final del partido, y, desde el comienzo del mismo, se encargó, de dejar bien en claro, cuáles eran sus expectativas; quedarse, en sets corridos, con su pase a las semifinales, por lo que el 6/2, solo fue el desenlace natural de algo que, como venía desarrollándose el partido, era más que lógico.
Ya están los ocho.
El serbio Novak Djokovic, nº1 del ranking mundial, es el último clasificado para los cuartos de final del Abierto de Australia. Por los octavos de final, el mejor tenista del planeta, dejó en el camino a la última esperanza local: el ex número 1 del mundo, Lleyton Hewitt, por 6/1 6/3 4/6 6/3, en casi 4 horas de partido. Además de Djokovic, quienes también se aseguraron un lugar entre los 8 mejores del torneo, son el japonés Kei Nishikori, el español David Ferrer y el escocés Andy Murray, que superaron a Jo-Wilfried Tsonga, a Richard Gasquet y al kazajo Kukushkin. Nishikori, 24º en la clasificación del torneo, dio la gran sorpresa del día, tras vencer al sexto jugador del planeta, el carismático Jo-Wilfried Tsonga, por un 2/6 6/2 6/1 3/6 6/3, que tuvo todos los condimentos que debe tener un encuentro de esta características, donde, se juega, nada más ni nada menos, que un lugar entre los 8 mejores del primer Grand Slam del año. Quien también se aseguró un lugar entre los cuartos del final, es el español David Ferrer, quien, en su compromiso de los octavos de final, dejó en el camino al galo Richard Gasquet por 6/4 6/4 6/1, en menos de 3 horas de juego, mientras que por último, quien también logró el tan ansiado pase a los cuartos, fue el escocés Andy Murray, quien no tuvo que transpirar demasiado, ya que su rival, el kazajo Kukushkin, se retiró del partido, cuando perdía por 6/1 6/1 1/0. Para la jornada de mañana, el partido que despierta más expectativas entre los especialistas y el público local, es el que enfrentará a Juan Martín Del Potro y Roger Federer, quienes, entre otros partidos memorables, se enfrentaron en la final del US Open 2009, el único gran torneo conseguido por el tenista argentino.
En cuartos.
El tandilense Juan Martín Del Potro, se clasificó para los cuartos del Abierto de Australia, primer Grand Slam del año, tras vencer al alemán Phillip Kolschreiber por 6/4 6/2 6/1, tras casi tres horas de partido. Desde el inicio del partido, el pupilo de Franco Davín, tomó la iniciativa del encuentro, a tal punto que ya, en el primer juego del mismo, logró quebrar el saque de su rival, lo que le fue suficiente para quedarse con el parcial por 6/4. En el segundo, la supremacía fue todavía mayor, y quebrando dos veces el saque del tenista germano, terminó imponiéndose en el segundo por un claro 6/2, que hacía prever que el final, estaba al caer. Y lo que se veía venir, finalmente, terminó pasando, ya que, con su total autoridad, se transformó en el amo y señor del mismo, y con su habitual contundencia, ganó el tercer set por un categórico por 6/1, que le dio el tan ansiado paso para los cuartos de final. En esa ronda, y buscando un lugar entre los semifinalistas del mismo, no tendrá un obstáculo para nada sencillo: el suizo Roger Federer, máximo ganador de la historia de torneos de Grand Slam, y que, buscará, en este 2012, año en el que va a disputar la Copa Davis, volver a quedarse con el nº1 del mundo.
Chela y Berlocq.
Con la presencia de 3 tenistas argentinos, en el día de hoy, se completó la primera ronda del Abierto de Australia, el primer Grand Slam de la temporada 2012. El primero de los tenistas albicelestes que se presentaron, fue el flaco Juan Ignacio Chela, quien, en su debut, no tuvo demasiadas complicaciones para vencer al estadounidense Michael Russell por 7/6 6/3 6/4. La segunda victoria del día, llegó de manos de Carlos Berlocq. El oriundo de Chascomús, en su presentación, tuvo que medirse con el holandés Jesse Huta Galund, al que derrotó por 2/6 6/3 7/6 6/3, ganándose, de esa manera, un lugar entre los 64 mejores del torneo, donde deberá medirse con el croata Ivo Karlovic. Quien no tuvo la misma suerte que sus compatriotas, fue el correntino Leo Mayer, quien, pese a que le opuso una gran resistencia, no pudo sortear el obstáculo que le decretó el sorteo del torneo; el español, y 18° en la preclasificación, Feliciano López, quien lo venció por 7/6 6/3 7/6.
Delpo y Nalbandián están en la siguiente instancia
Con la participación de seis tenistas de nuestro país, dio comienzo, con la participación de la gran mayoría de los mejores tenistas del planeta, una nueva edición del Australian Open, el primer gran torneo del calendario profesional, cita ineludible para las grandes figuras del deporte blanco. El primer compatriota en ver acción en el primer Grand Slam del año, fue Juan Martín Del Potro, quien, en su debut, tuvo que enfrentarse con el siempre peligroso, tenista galo, Adrián Mannarino, a quien, después de un primer set muy desfavorable, que lo terminó perdiendo por 6/2, impuso su diferencia de jerarquía y se quedó con los tres siguientes parciales por 6/1 7/5 y 6/4, para quedarse con el partido, y un lugar en la segunda ronda del abierto australiano. Una vez terminado el partido del tandilense, quien también hizo su presentación en el torneo, fue el unquillense David Nalbandián, quien no tenía un debut para nada fácil, ya que tenía que enfrentar al finés Jarkko Nieminen, tenista siempre peligroso, y sobre todo en este tipo de superficie. En esta ocasión, el cordobés, quien jugó en un muy alto nivel, no tuvo que transpirar demasiado, ya que el europeo, que venía de imponerse en el ATP de Sydney, se retiró del encuentro, cuando el marcador marcaba 6/4 4/2 a favor del argentino. Sin embargo, no todas fueron buenas noticias para el tenis argentino, ya que otro tandilense, en este caso, Juan Mónaco, se despidió prematuramente del Australian Open, tras caer por 7/5 4/6 6/3 6/7 6/0 ante el alemán, y futuro rival en la primera ronda de la Copa Davis, Phillip Kolschreiber.
0Soderling, Robin0
0Roddick, Andy2
0Fish, Mardy-187
0Ljubicic, Ivan-12
0Wawrinka, Stanislas0
0Davydenko, Nikolay-3
0Nalbandian, David0
0Ferrero, Juan Carlos-7
0Chela, Juan Ignacio-7
0Tipsarevic, Janko3